0 comentarios

SE DEJA DE QUERER - J. A. BUESA



Se deja de querer:

Se deja de querer, y no se sabe 
por qué se deja de querer. 
Es como abrir la mano y encontrarla vacía, 
y no saber, de pronto, qué cosa se nos fue. 

Se deja de querer, y es como un río 
cuya corriente fresca ya no calma la sed; 
como andar en otoño sobre las hojas secas 
y pisar la hoja verde que no debió caer. 

Se deja de querer, y es como el ciego 
que aún dice adiós, llorando,después que pasó el tren;   
o como quien despierta recordando un camino, 
pero ya sólo sabe que regreso por él. 

Se deja de querer como quien deja 
de andar por una calle, sin razón, sin saber; 
y es hallar un diamante brillando en el rocío, 
y que, al recogerlo, se evapore también. 

Se deja de querer, y es como un viaje 
detenido en la sombra, sin seguir ni volver; 
y es cortar una rosa para adornar la mesa, 
y que el viento deshoje la flor en el mantel. 

Se deja de querer, y es como un niño 
que ve cómo naufragan sus barcos de papel; 
o escribir en la arena la fecha de mañana 
y que el mar se la lleve  con el nombre de ayer. 

Se deja deja de querer, y es como el libro 
que, aún abierto hoja a hoja, quedó a medio leer; 
y es como la sortija que se quitó del dedo, 
y sólo así supimos que se marco en la piel. 

Se deja de querer y no se sabe 
por qué se deja de querer... 

 José Ángel Buesa.

0 comentarios

SI MIS MANOS PUDIERAN DESHOJAR - F. G. LORCA



Si mis manos pudieran deshojar:

Yo pronuncio tu nombre
en las noches oscuras,
cuando vienen los astros
a beber en la luna
y duermen los ramajes
de las frondas ocultas.
Y yo me siento hueco
de pasión y de música.
Loco reloj que canta
muertas horas antiguas.

Yo pronuncio tu nombre,
en esta noche oscura,
y tu nombre me suena
más lejano que nunca.
Más lejano que todas las estrellas
y más doliente que la mansa lluvia.

¿Te querré como entonces
alguna vez? ¿Qué culpa
tiene mi corazón?
Si la niebla se esfuma,
¿qué otra pasión me espera?
¿Será tranquila y pura?
¡¡Si mis dedos pudieran
deshojar a la luna!!

0 comentarios

TE QUIERO - JAIME SABINES



Te quiero como...:

Te quiero como para invitarte a pisar hojas secas una de estas tardes. Te quiero como para salir a caminar, hablar del amor, mientras pateamos piedritas. Te quiero como para volvernos chinos de risa, ebrios de nada y pasear sin prisa las calles. Te quiero como para ir contigo a los lugares que más frecuento, y contarte que es ahí donde me siento a pensar en ti. Te quiero como para escuchar tú risa toda la noche. Te quiero como para no dejarte ir jamás. Te quiero como se quiere a ciertos amores, a la antigua, con el alma y sin mirar atrás.


0 comentarios

CUANDO EL AMOR OS LLEGUE - KHALIL GIBRAN


Cuando el amor os llegue: 

Cuando el amor os llegue,
seguidlo,
aunque sus senderos sean
arduos y penosos.
Y cuando os envuelva bajo
sus alas, entregaos a él,
aunque la espada escondida
entre sus plumas os hiera
Y cuando os hable, creed en él,
aunque su voz sacuda vuestros sueños,
como hace el viento del norte
que arrasa los jardines.
Estad juntos, pero dejad que
crezcan espacios en vuestra cercanía,
y dejad que los vientos del cielo
libren sus danzas entre vosotros.
Amaos con devoción,
pero no hagáis del amor una atadura,
haced del amor un mar móvil
entre las orillas de vuestras almas.
Llenaos uno al otro vuestras copas,
pero no bebáis de una misma copa,
compartir vuestro pan,
pero no comáis del mismo trozo.
Cantad y bailad juntos.
Y estad alegres, pero que cado uno de
vosotros sea independiente.
Las cuerdas de un laúd
están separadas aunque vibren con la misma música.
Dad vuestro corazón, pero no para que
vuestro compañero se adueñe de él,
porque solo la mano de la vida puede
contener los corazones.
Y permaneced juntos, pero no demasiado juntos,
porque los pilares sostienen el templo,
pero están separados.
Y ni el roble crece bajo la sombra del ciprés,
ni el ciprés bajo la del roble.

 
;