0 comentarios

APLASTAMIENTO DE LAS GOTAS - JULIO CORTÁZAR Y ELENA ODRIOZOLA

Julio Cortázar es de aquellos pocos genios que viendo cualquier cosa de las que a nadie nos llamaría la atención en nuestro día a día puede crear una historia. En este caso, supo agarrar las gotas de agua provocadas por la lluvia y retenerlas para siempre en el papel, un papel que va transformándose edición tras edición y que ahora se titula, de la mano de Nórdica Libros, Aplastamiento de las gotas.

Este breve cuento además viene acompañado por las atrapantes ilustraciones de Elena Odriozola, que se erige como coautora del libro demostrando con fundamento por qué recibió en 2015 el Premio Nacional de Ilustración. En este camino de pocas páginas pero de muchísimo contenido condensado en pocas palabras, somos transportados al mundo mental de Cortázar, aquel que tantos viajes nos ha dado. En este caso, miramos junto a él las gotas de la lluvia, las vemos caer, ir solas y en conjunto, las vemos irse mientras les decimos adiós. Contar esto puede parecer una simple y aburrida explicación de ese en apariencia mero hecho, la lluvia, pero en este caso lo cuenta Cortázar, y quien haya leído alguna vez algo de su obra breve conocerá de la magia que desprende cada línea escrita por el autor argentino. 

Aplastamiento de las gotas es un viaje ineludible por la poesía que siempre ha bañado la prosa cortazariana. Esta breve historia, que forma parte de la famosa y aplaudida Historias de Cronopios y de Famas, es un ejemplo más  de la inmortalidad de un arte que puede demostrarse tanto a través de la letra como del dibujo. Leer a Cortázar mientras se contemplan las ilustraciones de Odriozola es tanto un inmenso placer como un castigo, por lo breve de su extensión, por lo poco que dura, por vernos obligados muy pronto a, como a las gotas del cuento, decir a este libro adiós. 

Víctor González.
@chitor5


3 comentarios

CARTA AL MUNDO Y OTROS POEMAS - EMILY DICKINSON

Leer a Dickinson es sentirse siempre encerrado en una especie de habitación oscura con ventanal hacia el mundo. Dicen que pasó parte de su vida de una forma parecida a esa, con un miedo incontrolable al exterior, solo capaz de contemplarlo a través del cristal de su habitación. Lo impactante y lo más destacable de todo ello es la maestría con la que la poeta consiguió transmitir ese sentimiento de terror y ahogo en sus poemas; algunos de ellos publicados ahora por Libros del Zorro Rojo en Carta al mundo y otros poemas.

Decir Libros del Zorro Rojo nos hace pensar en dibujo, es inevitable. Y aquí no podían faltar. Isabelle Arsenault consigue sacar el sentimiento que empapa a los versos de la estadounidense para impregnar de él sus ilustraciones. Leemos el poema – por cierto, traducido fielmente por María Negroni – y sufrimos el impacto, vemos el dibujo y sucede lo mismo. 

Emily Dickinson nos transporta con su poesía a un mundo de pesadumbre visto a través de unos ojos cargados de sensibilidad. Con sus versos, dudamos acerca del sentido de la vida, de la posibilidad del amor, e incluso de la existencia de una realidad común. Porque una de las cosas que más destaca de Dickinson es la capacidad de mostrar un mundo único y personal, el saber reflejar como muy pocos el interior roto de una persona hipersensible. 

Carta al mundo y otros poemas es una demostración ineludible de cómo la poesía – al igual que las demás vertientes del arte – sirve para exorcizar temores, para indagar en el propio ser, para saber quién se es o, en un primer caso, si se es alguien. Una maravilla más publicada por Libros del Zorro Rojo que mezcla de manera inolvidable la poesía imperecedera de Dickinson con los maravillosos trazos de Arsenault. 

Víctor González.
@chitor5



0 comentarios

LA REALIDAD. CRÓNICAS CANALLAS - ROBERT JUAN-CANTAVELLA

Las crónicas en los periódicos suelen aborrecerme: nunca las acabo de leer enteras. Hago la lectura en diagonal, en mi cabeza se subrayan palabras en negrita y me quedo con la idea general. Necesito tener algo que me enganche, un cliff hanger: no lo encuentro a menudo.

Robert Juan-Cantavella ha conseguido que sus artículos, sus pequeñas piezas, no sean leídas superficialmente. No sé qué es lo que tiene. La cubierta del libro me dice que es una «prosa satírica», que es «un canalla» (quizá de aquí le viene el nombre del libro, La Realidad: Crónicas Canallas), mientras me saluda un Rajoy con pico de Angry Bird. Y es que quizás la primera impresión de este libro es transparente: negro y rosa, con una estética que me recuerda al tercer disco de Avril Lavigne, divertida, canalla. Así escribe también Juan-Cantavella, aunque, otra vez, no sabría definir qué lo hace especial.

Esta será una reseña vaga y confusa, ya que, al no poder especificar su bonita rareza, pocas ideas me quedan para poder recomendar este libro. Así que voy a tirar de la experiencia personal, una detrás de otra, que a veces habla más que cualquier técnica que tenga el escritor. Lo que me molesta del periodismo, y de las crónicas, acostumbra a ser la imparcialidad con la que a menudo se narran los hechos: de ahí que solamente me lea columnas de opinión o las críticas y reseñas. Sin embargo, la objetividad o imparcialidad de Juan-Cantavella no me ha molestado, es más, consigue que, aunque no sepa de lo que está hablando (no sabía quién era Bret Easton Ellis, o Curtis Garland) tenga ganas de leer, y leer, y después de leer, documentarme sobre lo que habla y esto, señor Juan-Cantavella, en mí es un logro. Él es una cámara que no solamente narra, sino que filtra lo que ve, lo pasa por su propio estilo, lo analiza, y el resultado es un cóctel entre lo esperpéntico de lo que narra, lo punzante que resulta y la admiración que me despierta.

La pieza que más me chocó, quizá porque fue la que más cerca sentí, fue Polis y Cacos I, dónde habla de el debate de 2011 entre Rajoy y Rubalcaba. ¿Qué pensará el autor cinco años después, viendo el debate de hace una semana? Este texto me dolió en el alma, porque todo lo que él decía yo, inevitablemente, lo ligaba con el momento político que vivimos ahora. Podemos ser negativos y decir que eso es porque la política no ha cambiado en absoluto, o podemos afrontarlo con optimismo y pensar que Juan-Cantavella fue un visionario.

Con Juan-Cantavella he aprendido. Y hace mucho que no aprendo con la literatura. Ni con los periódicos, ni con el televisor. Me toca, me emociona, pero no me desata curiosidad. Con La Realidad: Crónicas Canallas, me siento como una niña pequeña que empieza a descubrir el mundo. Lo hace de manera cruel, satírica y punzante, pero, ¿qué mejor forma de descubrir cómo es el mundo realmente?

Andrea Rovira.

2 comentarios

SUPERVIVIENTES - JAVA ROSENFARB

Supervivientes es una recopilación de relatos que tienen como nexo de unión a supervivientes del Holocausto nazi. En común, el intento por comenzar una nueva vida después de ese horror. Pero, ¿cómo se reconstruye una vida habiendo pasado por algo así? ¿Es posible continuar y olvidar? O incluso ¿perdonar? Cada relato te hace pensar, remover la conciencia y los sentimientos. ¿De qué somos capaces los seres humanos?, y lo que más me intranquila es que veo que no somos capaces de aprender.

Otro de los temas que podemos observar a lo largo de las diferentes narraciones, es el sentimiento de no sentirte ni de tu nuevo país o continente ni del tuyo. Ni de aquí ni de allí: «mi niñez está allí, y mi juventud está allí, y todas mis posesiones más queridas están allí. Todo lo que me importaba, y todo ha desaparecido». ¿Quién no se siente así cuando ya no vive en la ciudad donde se ha criado?

Y la culpa, el sentimiento de culpabilidad por vivir tú y otros no. Por qué tuvo que suceder, por qué murieron mis padres y mis hijos, mis amigos y yo he sobrevivido. O culpa por lo que hicimos por vivir.

El libro está compuesto por seis relatos. En El novato nos encontramos a un inmigrante recién llegado a Montreal, que busca trabajo en un taller y que a pesar de estar en primavera, no se desprende nunca de su grueso abrigo de invierno: «pero el frío que siente Baruj no es el del clima canadiense, sino el de los recuerdos congelados en su interior».

Último amor nos hace reflexionar sobre qué harías por amor, por la persona que más quieres en tu vida, por cumplir su último deseo.

De qué sirve sobrevivir a un campo de concentración si en tu vida no pasa nada, si tu existencia pasa inadvertida. Esto es lo que nos plantea Un viernes en la vida de Sarah Zonabend.

Sin duda el relato más duro es el La venganza de Edgia, me ha impactado especialmente. ¿Qué serías capaz de hacer para sobrevivir en un campo de concentración? Vale todo por vivir. Podemos juzgar moralmente conductas en situaciones extremas donde el objetivo es vivir un día más. La culpa marcará la nueva vida de una de las protagonistas de esta historia: «estoy preparada para someterme, para rendirme a la ley perversa que parece gobernar las psiques de los supervivientes cuyas almas permanecen en el campo de concentración y que nunca serán libres». Bastante duras estas palabras, pero desgraciadamente reales para miles de personas. Otra de las frases que me han hecho pensar y me ha impactado es cuando se nos presenta a la otra protagonista, Edgia: «Era de esa clase de mujeres que se mezclan en lo que las rodea como un objeto al que el ojo se acostumbra rápidamente y que deja de percibir». Creo que es una de las peores maneras en las que los demás pueden definirte. Ser indiferentes, transparentes.

Pajarillo Rojo nos habla de la dureza de sobrevivir a tus seres queridos, y lo peor de todo, a tus hijos. Cómo esto afecta a tu mente y a tu comportamiento y cómo hace que veamos de una manera comprensiva actuaciones totalmente cuestionables.

Y el último de los relatos es el único que es real, y es un homenaje al poeta Simkha-Bunim Shayevitch, con el que convivió en el gueto de Lódz (Polonia) y del que solo dos poemas de su obra lograron sobrevivir al exterminio. En este, el superviviente son los poemas, la cultura, la lengua yiddish.

La verdad es que me ha gustado mucho leer este libro, pero a la vez me ha causado gran dolor. Lo he tenido que hacer poco a poco. No era capaz de empezar una nueva historia sin reposar la anterior, sin reflexionar e interiorizar el gran aprendizaje vital de cada uno de ellos. Y es que siempre es complicado leer sobre los campos de concentración, el Holocausto, porque fue verdad. No solo son cuentos, son realidades. Y aunque han pasado pocos años, parece ya tan lejano que da miedo que se nos olvide los horrores que somos capaces de cometer.

Java Rosenfarb nació en Lódz, Polonia 1923, y murió en Canadá en 2011. Vivió en el gueto de Lódz y pasó por varios campos de concentración entre ellos Auschwitz. Cuando finalizó la guerra emigró a Bélgica para después trasladarse a Canadá. Es considerada la escritora más importante en lengua yiddish. El yiddish es un idioma perteneciente a las comunidades judías tanto del centro como del este europeo, así como aquellas de sus descendientes en el continente americano y otros lugares del mundo, conociéndosele alternativamente como judeoalemán. Es autora de varios libros de poesía, teatro y narrativa, en la que destaca The Tree of Live (1985), trilogía basada en su experiencia de vida y considerada su obra maestra, una de las mejores representaciones literarias del Holocausto, pero gran desconocida fuera del mundo judío. Survivors, el libro de relatos, fue su última obra en 2004.

Ángeles Martín.
@Angelesmmartin

COMPRAR LIBRO:

0 comentarios

MINA DE DIAMANTES – ANDRÉS CORRAL Y ALBERTO SÁNCHEZ

A veces creemos que no, pero aquello que vivimos de pequeños nos marca para siempre y una clara demostración es este libro. A Alberto Sánchez, coautor del cuento, le dijeron en su infancia: «eres un diamante en bruto, eres mi talismán». De esa frase, que quizás quien la pronunció no creyó que tuviera tanta trascendencia, surge hoy el cuento del que hablamos: Mina de diamantes, por Andrés Corral y Alberto Sánchez.

Repleto de maravillosas ilustraciones - obra de María Alejandra Jaramillo G. - que harán que el lector se detenga durante varios segundos a contemplarlas, Mina de diamantes es la historia de una “fea” piedra que ignora lo que guarda en su interior. Como todos los buenos cuentos, no solo está dirigido al público infantil, sino que tiene mucho que enseñar también al adulto. A partir de esa piedra, nos adentramos de su mano en un camino de realización vital, de descubrimiento, de iniciación. Nos encontraremos con barreras, obstáculos y sufrimiento pero también con seres de luz – como el genio –, con momentos excitantes y, como no podía ser de otra manera, con un desenlace climático y reconfortante. 

Mina de diamantes no es un cuento de difícil aceptación por parte del lector ya que a pesar de tener el disfraz infantil esconde una gran enseñanza acerca del trabajo y la lucha a realizar para llegar a lo que se quiere, o a lo que se debe llegar en la vida: que no es más que la plena realización de uno mismo. Mediante una piedra vivimos como lectores todo este proceso, aterciopelado gracias a unas ilustraciones de gran factura, y llegamos a descubrir qué escondía esta en su interior. Y es que uno de los aspectos más importantes de este cuento es el de querer hacernos ver que lo importante está dentro, que nunca es tarde para dejar de mirar hacia fuera y que el que brilla es especial en un mundo repleto de oscuridad. 

Víctor González.
@chitor5

COMPRAR LIBRO:

0 comentarios

HEREJES - LEONARDO PADURA

Herejes, otra novela de Padura situada en una Habana post comunista que se imbrica con relatos pertenecientes a otros mares. El autor logra llevarnos de punta a punta por el globo y mostrarnos lo que ha sido ocultado. Historias no contadas que, junto con los personajes que crea, nos interpela y sumerge dentro de un mundo rodeado de dogmas y su contraposición: la herejía.

Los aficionados por este autor ya conocerán al detective empedernido Mario Conde, quien es convocado una vez más para guiar a forasteros en la búsqueda de un eslabón perdido. Elías Kaminsky lo encuentra para entender parte de su pasado, un cuento inconcluso que se hace evidente por una obra de arte que le pertenece a la familia Kaminsky pero no lo poseen: un cuadro del holandés Rembrandt. Al entender la ruta que tomó ese cuadro para llegar hasta uno de los museos de Londres, se descubre la tragedia, traición y robo que sufrió esa familia. Para ello, Padura nos lleva al origen mismo del problema que radica en el barco S.S Saint Louis que en 1939 llegó al puerto habanero cargado de judíos que escapaban de una Alemania cada vez más nazi. El barco esperó varios días la aprobación para desembarcar. Mario se obsesiona con el trabajo encargado y, aunque se encuentra con varios obstáculos y más de una historia misteriosa enredada en este asunto, tiene todas las habilidades para encauzar la búsqueda del joven Elías.

Hay muchos relatos sobre judíos desterrados y perseguidos a través de los siglos, sin embargo Herejes combina un presente muy contemporáneo con el pasado utilizando una estrategia óptima para mantenernos al pie del relato. Es extenso, dividido en libros y con cambios de narrador que no hacen más que aclararnos aún más el panorama. Así, nos ayuda a introducirnos en la piel de los personajes que bien podrían ser reales. Desde los judíos radicados en una Holanda que permitía el albergue de esta comunidad (siempre en busca de la “Tierra Prometida”), hasta el crimen de una joven perteneciente a una tribu urbana denominada “emo”; es lo que abarcan estas páginas. Dos ejes aparentemente imposibles de asociar toman un rumbo que tiene choques, encuentros y coincidencias que culminan en el desenlace de esta gran obra.

A lo largo de todo el relato, Padura nos invita a pensar sobre nosotros mismos como herejes. Todos tenemos algún grado de herejía: están quienes no creen en nada, quienes creen a medias, los que condenan a quienes no creen y, por último, los que deciden dejar de creer. Se hace hincapié en los credos y dogmas, lo que se debe ser y cómo todo aquello es echado por tierra en la práctica cotidiana. Es más, hay que ser un poco hereje para realizar lo que nos dicta el espíritu. Esto, es el denominador común de todas las historias: el anhelo de gozar aquello que nos ha sido arrebatado, ayer y hoy (en cada momento con sus formas y particularidades), aquello que llamamos libertad.

Diana Navoa.
@diananavoa

COMPRAR LIBRO:
 
;