0 comentarios

LEJOS, LEJOS DE CASA - RACHEL WOODWORTH Y SANG MIAO

El día está repleto de situaciones que nos despiertan un sinfín de emociones que, demasiadas veces, pueden ser contradictorias. Un viaje a lo largo de una jornada donde navegas por las aguas de la alegría, pasas por debajo de los puentes de la tristeza, te lanzas en picado por las cascadas de la ira y te sopla un fuerte aire de frustración, pero también te abrazada el cálido sol de la tranquilidad y te recuerda que aunque sea un viaje movido, al fin y al cabo, es un viaje, con todo lo que eso acarrea. Hay veces que en un día sientes cómo se alborotan todas tus emociones, como si tuvieras funcionando en tu interior una centrifugadora en momento de apogeo. Pero nunca hay que olvidar que cuando te encuentras en un mar lleno de olas, siempre puedes escoger cuáles quieres surfear.

Lejos, lejos de casa es un precioso álbum infantil que ilustra esta situación del ir y venir de los sentimientos de una niña en una sola jornada y el deseo de la protagonista de huir lejos, muy lejos, cuando se siente ahogada por esos días de locos, horribles y estresantes. Un precioso libro que se antoja entrañable porque te reconoces en él y porque te hace viajar en el tiempo y recordar esos días de infancia en que te sentías frustrado/a por la misma agitación interior. Sientes en tu propia piel cada emoción que experimenta la protagonista y quizá, aunque seas adulto/a, no haga falta que te remontes a tu niñez para recordar la última vez que te sentiste del mismo modo. Aunque muchas veces habrás deseado huir y estar lejos de todo, ¿realmente lo querrías?

Andrea Moreno
0 comentarios

CUANDO TE GOLPEO - MEENA KANDASAMY

Semana sí y semana también escuchamos en el telediario que ha habido un asesinato machista en el país, día tras día escuchamos dentro de una conversación que un amigo no trata bien a su novia, o que una amiga no viene para no hacer enfadar a su novio. La violencia machista es un tema que, por desgracia, está presente en nuestras vidas. Sin embargo, se pretende ver como algo lejano, algo que ha sucedido lejos de nosotros. O intentamos camuflarlo, no queremos darnos cuenta de que alguien próximo a nosotros lo sufre. O lo ejerce. Igual empezamos a preocuparnos o a pensar en actuar en el momento en que ella ya no puede tapar con maquillaje los moratones visibles. Pero la violencia machista va mucho más allá de los golpes, como bien dice en su monólogo Pamela Palenciano; no solo duelen los golpes.

En este libro escuchamos en primera persona, sin posibilidad de apartar la mirada, la voz de una joven esposa que se casó llena de ilusiones y se topó con un marido maltratador. Pocas veces tenemos la oportunidad (o tal vez tampoco nos interesa encontrarla) de entender a la mujer que está siendo maltratada, de saber qué es lo que piensa y escuchar por lo que está pasando, y aquí es donde entra Cuando te golpeo, o relato de la escritora como joven esposa. Nos explica cómo se enamoró de la persona que poco después odiaría, los diferentes y múltiples tipos de maltrato que ha ido sufriendo a lo largo del matrimonio, cómo lo ha soportado y el porqué no se alejaba de su maltratador.

También nos describe a su marido, a su maltratador. No nos encontramos con un ogro del que nos apartaríamos si caminase cerca nuestro, no es un hombre bruto que gritaría en la calle a su esposa. Si entrevistasen a sus conocidos seguramente dirían que es un buen hombre, educado, culto, sabe de todo, una persona comprometida con su ideología. Es decir, no va con un cartelito en el que diga lo malo que es. Lo que quiero decir con esto, y lo que nos hace entender la escritora del libro, es que los maltratadores son hombres normales, personas de nuestro entorno.

En el libro podemos ver a la mujer maltratada, pero también nos enseña a la mujer, la mujer a secas, la que se niega a que la vean como la pobre mujer maltratada y ya está, como si ella no fuese mucho más que eso. Nos explica sus pensamientos, su filosofía, las relaciones hipotéticas y no tan hipotéticas que ha tenido con hombres durante su vida, la manera en que una persona con muchas cosas que decir fue silenciada durante mucho tiempo, cómo un pájaro que tenía que volar libre fue encerrado en una jaula en la que no cabía ni su corazón ni sus ansias de libertad.

Un libro muy necesario que da voz a todas aquellas mujeres que son día a día silenciadas, que da voz a aquellas que ya no la tienen porque se la han arrebatado. Totalmente recomendado, un libro que nos abre los ojos y la mente, y nos ayuda a comprender desde un punto de vista que no solemos ver este tipo de violencia que tan presente encontramos en el día a día.

Laia Vaquerizo
0 comentarios

GUGL - ALEJANDRA JUÁREZ D'AQUINO

Una de las quejas mayoritarias que se suelen escuchar entre los lectores de ciencia ficción es que ciertas novelas pecan de excesiva extensión, produciendo que la historia tratada, si de un principio parecía potente, se vaya diluyendo con el pasar de las páginas. Con la novela que tratamos no sucederá esto, sino puede que a algunos lectores les ocurra todo lo contrario: que se quede corta, que se tengan ganas de más. GUGL es la elección ideal para aquellos que busquen una historia de ciencia ficción bien tratada, con fondo y que atrape.

En GUGL, que contiene un breve a la vez que interesante prólogo del profesor Osvaldo Beker, Alejandra Juárez D’Aquino nos sitúa en un futuro distópico donde todos nacen conectados a LA RED mediante el sistema que da título a la novela: GUGL. De esta manera, son controlados para no sufrir, no padecer sentimientos encontrados, considerarse siempre realizados y, en definitiva, sentirse libres. ¿Siéndolo? 

De la mano de Laila, la protagonista de esta historia, conoceremos un mundo donde no hay guerras ni pobreza, donde todo el mundo vive en armonía sintiéndose a gusto con lo que hace. Todo gracias a GUGL. Pero en cierto momento, Laila será atraída por un grupo de rebeldes ante el sistema. Será a partir de ese instante cuando Laila se dé cuenta de que no es más que una insignificante pieza de un inmenso ajedrez controlado por una élite inaccesible. Conocerá de cerca al grupo de rebeldes y empezará a sentir por primera vez lo que es ser realmente libre. Si eso es posible. 

Todo ello llevará a Laila a un vaivén continuo e incontrolable de sentimientos. Sin su habitual conexión, ella verá cómo no hay sustancias químicas que calmen su pesar, su estrés y su nerviosismo, verá cómo el amor es capaz de aflorar sin ser aplacado por GUGL, verá cómo es capaz de controlar por fin sus movimientos. O no. 

De la mano de Laila y unos pocos más personajes, Alejandra Juárez D’Aquino consigue con GUGL crear una historia que obliga al lector a leerla de una sentada. Sumergidos en el relato, los lectores de GUGL se verán reflejados en otro mundo que en apariencia no se asemeja en nada al suyo pero que, al ser rascado un poco por la conciencia del lector, no difiere tanto del que vivimos. Máscaras que ocultan lo que de verdad somos y parecemos, redes que muestran únicamente lo bonito de nosotros, cuerpos perfectos que no son más que mentiras, vidas sedadas para evitar alzamientos. Pero, si hay una falla en el sistema, si un grupo de rebeldes consigue salir de LA RED y unirse, si la revolución está programada para que llegue Laila y la accione… ¿será posible acometerla?

Para responder a esta pregunta solo hay una solución, y la mejor: leer esta novela. Porque en GUGL, los lectores se encontrarán con pinceladas de Orwell, Huxley, Bradbury o incluso Asimov; se encontrarán con un relato de ciencia ficción con mucho peso y poso, con profundidad filosófica, con preguntas imposibles de responder, con ácidas críticas a nuestra colectividad y a nosotros mismos. 

Si eres capaz de ser crítico contigo mismo y además disfrutas de las buenas historias de ciencia ficción, no dejes pasar este libro. Acompaña a Laila en esta novela porque ella te acompañará durante mucho tiempo más. Y sobre todo, como le dice el personaje de Izan a Laila en un momento del libro: «No confundas la felicidad con anestesia». 

HAZ CLIC AQUÍ PARA COMPRAR EL LIBRO.

Víctor González

0 comentarios

LA RETORNADA - DONATELLA DI PIETRANTONIO


«Me quedé huérfana de dos madres en vida. Una me había dado con su leche aún en mi lengua, la otra me había devuelto a los trece años. Era hija de separaciones, parentelas falsas o calladas, distancias. Ya no sabía de quién provenía. En el fondo tampoco lo sé ahora.»

Es septiembre y, como diría Amaral, ya no quedan días de verano. Parece que quedan muy lejos esas tardes en la playa con los amigos viendo marchar al Sol, la piel salada permanentemente y esa agitación inexplicable al inicio de cada día de unas soñadas vacaciones. Pero, seguramente, no habremos pensado demasiado en aquellas personas o familias que no habrán sentido lo mismo durante el largo período estival. Si, menciono un largo verano porque la miseria se hace más insoportable cuando te atrapan los largos meses sin clases. Niños, niñas y adolescentes que viven historias como las de este libro, historias que, muy a mi pesar, no existen solamente en los libros de ficción.

Leer La Retornada ha sido como sentir derramarse por mi cuerpo un cubo de agua fría. Se ha abierto una ventana por la que he mirado la vida de otra persona de cerca, como si fuera mi vecina y únicamente nos separaran dos edificios. Una vecina que ha sufrido todo el largo tiempo que yo he vivido un verano de ensueño, una vecina que vive penurias que no ha elegido, una vida que no ha podido moldear.

Son, quizá, libros como este, los que plantan una semilla más en el jardín de tu personalidad. Hay libros que te ayudan a crecer, que te enseñan que todavía te falta mucho por definir tu criterio propio, que seguramente este se irá alimentando y ahormando durante toda la vida. En los libros se esconden saberes que en las escuelas o en la vida misma no se pueden encontrar y que, a veces, se hacen necesarios para sobrevivir a un mundo incierto. La lectura de La Retornada se hace tan intensa que te obliga a empatizar, a sufrir y a emocionarte. De este libro no se sale indemne ni se marcha uno siendo la misma persona, si es que alguna vez se consigue partir del todo de lecturas como estas.

Seguramente, si todos leyéramos libros de esta índole, el mundo sería un lugar mejor para vivir, no por convertirnos en mejores persona sino por leer un libro que aporta y divulga un mensaje poderoso e inolvidable. Como dice el profesor de literatura Fernando Ariza: «Es bueno leer porque adquieres conocimientos y experiencias que cambian tu forma de ver la vida. Pero hay libros que no aportan nada. Lo importante no es la cantidad sino que descubras ideas nuevas una vez que acabas una obra. Que deje un poso que trascienda a la historia o al argumento. Por eso hay que leer con lápiz, comprendiendo y analizando lo que se lee, pues leer a granel no tiene especial interés.»

Andrea Moreno
 
;