0 comentarios

LAS POSESIONES - LLUCIA RAMIS

Mientras leía este libro pensaba en algo que vi hace unos días: tenía puesto en la televisión un conocido programa sobre libros en el que entrevistaban a Antonio Muñoz Molina por la publicación de su último libro. El presentador, también director del programa, le decía al autor algo así como que el personaje principal de su obra, también narrador, se parecía mucho a él, a lo que Muñoz Molina respondía: «no es que se parezca, es que soy yo». Y se reían. Y claro, cómo no pensar eso con esta novela de la que hablo hoy, si la vida de la protagonista, también narradora, casi podría calcarse a la de Llucia Ramis. Lo que pasa aquí es que llegas a ciertas páginas, para ser más exactos y para dar un ejemplo a la página 153 y lees: «No me leías a mí, sino lo que había escrito, que no es lo mismo. Leerme a mí es más difícil, ni siquiera yo estoy segura de poder hacerlo». ¿Quién es Llucia Ramis? ¿De verdad existe?

En Las posesiones, novela galardonada con el Premi Llibres Anagrama y que ahora publica en español Libros del Asteroide, nos encontramos con alguien – ya digo – muy parecido a Llucia Ramis, que se decide a contar cierta parte de su vida. Y no una parte cualquiera sino que, como es de esperar, una que pide ser volcada en palabras para poder ser entendida, cerrada. Una parte importante, vital.

Las posesiones es una historia o trama familiar narrada desde una única voz y una voz única, de ahí la grandeza. Fragmentaria en frecuentes ocasiones, al estilo del proceso de recordar, en esta obra Llucia Ramis consigue hilvanar el despojo vital de su personaje, el vómito de una herida abierta en forma de palabras. Esta novela es algo así como un aviso, un resguardo, una exposición de cicatrices futuras. Y para ello, se recurrirá al recuerdo. ¿Cuán nítidos son los recuerdos? Ese caminar por la neblina de la memoria es una de las claves de la novela. El padre, la madre, el amor y su correspondiente desamor, la soledad, el enroque, la recuperación, la vida en general, son otros de los muchos temas que se tocan en el recorte de una larga historia (¿eterna?) que ocupa poco más de 250 páginas.

La memoria, como digo, es una niebla que pide ser transitada para que puedas entender la vida, y en ese caminar es habitual encontrar fantasmas que te conocen bien y saben cuál es el momento más oportuno para aparecer, como le ocurre a la protagonista de Las posesiones. Y recordar, el proceso de recurrir a la memoria para construir las ruinas del pasado, es algo a lo que se ve abocado quien crece. Se puede leer en la novela la idea de que madurar, crecer, implica pérdida, implica la aceptación de esa pérdida, la aceptación de que «también somos lo que perdimos. O quizá somos sobre todo eso».

Toda esta inhibición por parte de un personaje que ve que la vida no le encaja, como si tuviera unas gafas de otra graduación mientras intenta ver la realidad, y que se encuentra con dramas familiares – suicidios, asesinatos, locura, depresión, ruina – y dramas vitales – rupturas, soledad, el fin del periodismo que tanto ama – que solo hacen que aumenten las revoluciones que marcan el ritmo y la velocidad de su mente.

Eso, una mente en movimiento, es lo que en base ofrece Las posesiones. Una delicia de cabeza. ¿Esta vez sí la de Llucia Ramis?

Víctor González
0 comentarios

A TRAVÉS DE MIS PEQUEÑOS OJOS - EMILIO ORTIZ

¿Alguna vez te has detenido a pensar más allá de lo que vemos cuando nos encontramos con un perro lazarillo y a su dueño? ¿Cómo viven realmente estas personas y sus fieles ayudantes? ¿Cómo han llegado a estar tan bien adiestrados o cómo funciona el día a día de una persona ciega? ¿Alguna vez te has preguntado cómo es la lucha constante de un discapacitado visual?

A través de mis pequeños ojos narra una divertida y emotiva historia de amor y superación narrada a través de los ojos de un perro guía. Cross es un perro alegre y travieso y Mario es un joven invidente que intenta abrirse camino en la vida. Esta conmovedora novela escrita por Emilio Ortiz nos cuenta una realidad que el autor conoce de primera mano, pues tiene su propio perro guía, llamado Spock.

Cuando me presentaron el libro, pensé que no era una historia indicada para mí, pues desde bien pequeña he sentido mucho respeto y miedo hacía los perros. Pero la lectura de este libro me ha cambiado, ha conseguido hacer un “clic” en mi interior, un “clic” que ha logrado, después de muchos años, que no me aparte bruscamente cuando me cruzo con un perro en la calle. Este libro está escrito con una sensibilidad abrumadora, es tanta la empatía que vierte Emilio Ortiz en el discurso de Cross, nuestro perro guía narrador, que a lo largo de la lectura, además de reír por doquier, se te eriza la piel y en algunos momentos te empaña la mirada. Tenemos enfrente una historia que nos hace navegar por nuestro interior y naufragar en sentimientos muy primarios, pero a veces demasiado olvidados. Este libro saca lo mejor de nosotros a través de una historia muy intensa, de un amor incondicional y de un ejemplo de lealtad que aún ahora, contándooslo, me emociona abrumadoramente. «Has cambiado mi vida, Cross. Has cambiado mi forma de ver muchas cosas. Gracias. Gracias por hacerme mejor persona de lo que era. Admiro e intento imitar siempre que puedo vuestra manera de actuar ante la vida. Para vosotros no existe el rencor, no existe el odio, ni la tristeza que no sea rápidamente pasajera. Yo diría que no solo tenéis alma, diría que vuestra alma es más grande, más pura y más noble que la nuestra.»

Pero no es solamente la relación tan especial entre amo y perro guía la que consigue emocionar, sino que la actitud de Mario ante la vida, la manera de disfrutar plenamente más allá de sus limitaciones, su ambición y su carrera por conseguir sus metas y sueños, su espíritu de superación y su valor te hacen emocionar, reflexionar y ver el verdadero valor de las cosas importantes que posees. Es por eso y mucho más que este libro te cambia. «Las personas que tenemos una discapacidad si no rompemos, si no derribamos todo aquello que nos protege, no somos nunca libres.»

Gracias Emilio por dejarnos conocer tu realidad a través de los ojos de Cross, gracias por compartirlo porque tu historia inspira y enseña a ver más allá de lo que puede alcanzar la mirada.

Andrea Moreno
0 comentarios

LEÓNIDAS, EL RATÓN INTRÉPIDO - Mª ROSA DE SAN BALDOMERO TORCAL

El temor a los ratones debería ser completamente infundado teniendo como tenemos libros así. Leónidas el ratón intrépido cuenta las divertidas, entretenidas y pedagógicas aventuras de un ratón barcelonés, muy arraigado a su patria, que encuentra en su interior su destino: viajar. Tras calzarse sus espardenyes (típico calzado catalán) y su barretina y despedirse de su familia, Leónidas emprende un camino que le llevará a conocer tres continentes distintos.

Con una estructura construida a partir de dos hilos argumentales que acaban confluyendo en uno mismo, Leónidas el ratón intrépido es un ejemplo perfecto para niños y padres de cómo lo natural es unirse, compenetrarse, amistarse con quien te rodea, sean iguales o diferentes a ti. Leónidas es un ratón que piensa como humano y que un día, tras pasear por la calle y ver unos anuncios turísticos, decide emprender un nuevo camino en su vida. Así, monta en un camión de frutas y se encuentra que, al descender de él, está en Estambul (Turquía). Allí, siempre acordándose de sus preocupados padres, empezará su apertura, su crecimiento, su madurez, teniendo que construir su propia vida a partir de sus acciones, que siempre contendrán útiles enseñanzas para todo niño que esté leyendo o escuchando el libro a través de la voz de sus padres. En el otro hilo argumental, elefantes, hipopótamos y rinocerontes, entre los cuales destacarán Zole, Tamo y Ronte, se verán inmersos en su desplazamiento anual hacia las llanuras de África al llegar la época de lluvias. A lo largo de ese desplazamiento, el pequeño lector aprenderá acerca de la diferencia, la timidez, la importancia del papel de las madres dentro de una familia, la ausencia del padre, la valentía, el coraje y la felicidad.

Leónidas, subido a un ferri que le encaminará hacia el continente asiático, se encontrará con Mof, una extravagante mofeta egipcia que le llevará hasta África, donde Leónidas conocerá las pirámides y toda la magia que envuelve Egipto. Siempre admirado ante las obras tanto de la naturaleza como humanas, Leónidas absorberá nuevos conocimientos de cada segundo vivido, demostrando que abrir la mente hacia lo y los demás es siempre motivo de aprendizaje. Poco a poco, y ya conociendo el continente africano, Leónidas se verá inmerso en una última aventura que lo adentrará en lo más profundo de África. Allí, tras escuchar una marabunta de golpes y sonidos, Leónidas se encontrará con la migración de los paquidermos, quienes le demostrarán de nuevo que el tamaño, la raza, el sexo o la edad no tienen importancia si se mira con el corazón. 

Leónidas el ratón intrépido es una interesante reflexión para padres e hijos acerca de los beneficios de ser abierto, de tener siempre ansia de conocimiento, de cómo el aprendizaje, si va siempre acompañado del respeto y la buena educación, hace crecer a cualquier individuo. En definitiva, un cuento con el que se disfruta aprendiendo mientras se aprende disfrutando. Un acierto seguro. 

En los siguientes enlaces podrás adquirir el cuento tanto en castellano como en catalán y con la compra de cualquiera de los dos entrarás en el sorteo de un e-reader. 

CUENTO EN CATALÁN

CUENTO EN CASTELLANO

(La autora estará vendiendo el cuento junto a otros libros suyos de poesía en la Plaza del Ayuntamiento de Premià de Mar el día de Sant Jordi).

Víctor González
0 comentarios

TODOS LOS DÍAS DE AQUEL VERANO - JORDI TELLO

En este libro el autor, Jordi Tello, nos narra a través de pequeños relatos sus emociones, sentimientos, y opiniones sobre temas muy diversos. Lo hace a través de una mirada crítica a la sociedad en la que vivimos.

Dentro, encontramos tres temas que predominan, que son los siguientes:

En primer lugar, un tema que encontramos bastante en el libro es su familia y su infancia, nos explica la muerte de ambos progenitores, la ausencia de su madre durante seis años, las esperas hasta tarde a que llegase su padre… Todos estos temas los explica con una crudeza que sorprende a quien lo lee, con un estilo muy propio.

En segundo lugar, encontramos bastantes textos en que habla de las redes sociales de una manera crítica, haciéndonos reflexionar sobre la manera en que nos exponemos al mundo en las redes y a la vez sobre cómo vemos a las otras personas y queremos llegar a ser como ellas, creyéndonos la vida perfecta que reflejan en sus fotos, sin pensar demasiado en las personas que hay detrás de la pantalla. En estos textos explica la manera en que juzgamos y somos juzgados sin conocernos de manera injusta en esta sociedad cada vez más superficial.

En tercer lugar, habla bastante del amor y el sexo, de relaciones pasadas, presentes y oníricas. En estas relaciones que narra se puede encontrar en casi todos los casos el componente obsesivo más que amoroso, la obsesión por la otra persona y por sus cosas. De modo que se llegan a ver relaciones muy tóxicas y de acoso del personaje hacia otras personas.

Dentro del libro me gustaría destacar un elemento que me ha gustado mucho, que es que la mayoría de las relaciones que se describen son homosexuales, de manera que el autor intenta normalizar estas situaciones que a ciertas personas aún siguen extrañando.

Por otra parte, hay una cosa que no me ha gustado y es que en unos cuantos textos se puede apreciar cierto machismo, ya que tacha de facilonas y zorras a unas chicas por hacer lo que él lleva todo el libro diciendo que hace.

En conclusión, es un libro diferente, con contenido interesante y de lectura rápida y ligera recomendado para leerlo, como su título indica, en verano, y si es en la playa, mucho mejor.

Laia Vaquerizo
 
;